resumen de tesis

Registro de cambios ambientales en dos lagos de alta montaña en México con base en sus algas modernas y fósiles.

Estela Cuna Pérez. 2015.

Tesis de Doctorado. Posgrado en Ciencias Biológicas.
Instituto de Geología. Universidad Nacional Autónoma de México. 138 pp.

Debido a su posición geográfica –en un entorno de baja perturbación por actividad humana-, por ser ecosistemas muy sensibles a la perturbación producto de eventos naturales o de actividad antropogénica y a la factibilidad de obtener registros sedimentarios continuos de alta resolución los lagos El Sol y La Luna son sitios idóneos para el estudio del impacto del cambio climático global en el centro de México. Este estudio engloba un registro de la dinámica de la comunidad fitoplanctónica moderna para ambos lagos y el registro de la comunidad algal (diatomeas y palinomorfos algales) presente en los sedimentos, con el fin de documentar la respuesta de estos ecosistemas a los cambios ambientales, naturales y antropogénicos durante las últimas décadas/siglos. Se incluyó además el análisis de susceptibilidad magnética, de polen y partículas de carbón como evidencia de cambios a nivel regional. El estudio se realizó con muestreos mensuales de marzo-2000 a marzo-2001, y tres muestreos durante 2010. Se tomaron muestras de columna de agua (tres profundidades) y se midieron los parámetros físico-químicos de campo (temperatura, oxígeno disuelto, % de saturación de oxígeno, pH, conductividad y transparencia) y se determinaron en laboratorio los nutrientes, clorofila-a y en 2010 también los iones mayores. Se colectaron dos núcleos cortos en el 2003 (45 cm en El Sol y 60 cm en La Luna) y sedimentos superficiales en 2003 y 2010. Los núcleos se dataron mediante 210Pb y 14C, obteniéndose una edad para la muestra más antigua de 250 d. C. en El Sol y 1250 d. C. en La Luna. La descripción y conteo absoluto de los taxones se realizó siguiendo las técnicas específicas para cada tipo de estudio (fitoplancton y diatomeas sedimentarias). Se incluyó información proporcionada por la Dra. Edyta Zawisza sobre los cladóceros presentes en las muestras analizadas. Con base en este estudio las condiciones actuales de estos lagos son: 1) El Sol tiene valores mayores en pH (>6), concentraciones de nutrientes, biomasa y riqueza específica que La Luna; 2) estos parámetros definen a El Sol como un sistema oligotrófico mientras que La Luna es ultraoligotrófico; 3) las dinofíceas, especies mixotróficas, predominaron en La Luna debido a sus ventajas competitivas en las condiciones ultraoligotróficas de este lago y en El Sol la mayor biomasa estuvo dada por las clorofitas principalmente clorococales; 4) en ambos lagos existen señales de un aumento reciente (2000-2010) de pH y de concentración de fósforo; 5) en ambos lagos se registra un cambio reciente (2000-2010) en las especies de algas, evidenciando una tendencia hacia condiciones oligotróficas en La Luna y mesotróficas en El Sol. Los sedimentos de ambos lagos dieron un registro confiable de alta resolución (cada muestra representa 42 años en El Sol y 14 años en La Luna) de los cambios ambientales y climáticos ocurridos durante los últimos 1,800 años. Ambos lagos son ecosistemas sensibles que respondieron rápidamente a los cambios climáticos; sin embargo La Luna tuvo una resolución temporal y una respuesta más clara que El Sol a los cambios ambientales (variaciones en pH, nutrientes, nivel de agua, temperatura) probablemente como resultados de sus dimensiones menores, valores de pH más bajos y condiciones de ultraoligotrofía. En El Sol se identifican dos etapas que se interpretan como de pH menos ácido: 1) al inicio del registro (100-750 d. C.), cuando además hay evidencias de niveles lacustres bajos, que correlacionan con el periodo que se conoce como la “sequía Maya” y 2) después de 1900 d. C., como resultado de la introducción de trucha y asociado con la tendencia actual hacia el calentamiento, tendencia que continúa en los muestreos modernos, con un incremento notable en 2010 de su estado trófico. En La Luna los ensamblajes biológicos mostraron cambios rápidos durante la Pequeña Edad de Hielo, que delimitan su inicio en 1360 d. C. y la etapa de máximo enfriamiento asociado con niveles lacustres bajos (aridez) entre 1660-1770 d. C., durante el mínimo de Mounder. Una tendencia hacia climas menos fríos pero todavía secos entre 1760 y 1910 d. C., que se identifica en La Luna como una etapa de pH más elevado. Desde 1910 La Luna ha permanecido relativamente estable. Esto permite postular la idea de que en la actualidad el lago La Luna presenta condiciones poco alteradas por el impacto humano moderno, aunque muestra tendencias recientes hacia un incremento en el pH.

Palabras clave: aplicaciones , catálogos, etnoficología, nombres comunes, usos.

Texto completo disponible en la Dirección General de Bibliotecas, UNAM / TesisUNAM: http://tesis.unam.mx/F

Diseño es propiedad intelectual de www.meridion.mx 2015