Artículo de Nomenclatura

Nombres válidos, legítimos y correctos en ficología ¿Cuándo se deben usar?

Valid, legitimate, and correct names in phycology. When should they be used?

Francisco F. Pedroche1 y Eberto Novelo2

1Comité Internacional de Nomenclatura – sección Algas.
1Departamento de Ciencias Ambientales, Universidad Autónoma Metropolitana-Lerma & University Herbarium, University of California at Berkeley, USA.
2Departamento de Biología Comparada, Facultad de Ciencias, Universidad Nacional Autónoma de México..

Corresponding author: fpedroche@correo.ler.uam.mx

Pedroche, F.F. & E. Novelo. 2021. Nombres válidos, legítimos y correctos en ficología ¿Cuándo se deben usar? Cymbella 7 (1): 36-42. http://cymbella.mx

Resumen

La presente contribución es parte de una serie que pretende difundir buenas prácticas taxonómicas entre los ficólogos. En el presente trabajo abordamos lo relativo al uso de la denominación nombre correcto, en lugar de la tan difundida práctica de emplear nombre válido para citar a los nombres aceptados taxonómicamente. Se mencionan algunos conceptos relacionados, presentes en el Código, como: el nombre legítimo, nombre válido, nombre superfluo y nombre correcto. Se comparan entre sí con recomendaciones en su aplicación y se ilustran con algunos ejemplos en algas marinas y dulceacuícolas.

Abstract

This contribution is part of a series that aims to disseminate good taxonomic practices among phycologists. In this paper we address the use of the correct name, instead of the widespread practice of using a valid name to cite taxonomically accepted names. Some related concepts, present in the Code, are mentioned, such as: the legitimate name, valid name, superfluous name and correct name. They are compared with each other with recommendations in their application and are illustrated with some examples in seaweeds and freshwater algae.

INTRODUCCIÓN.

Un error común en la literatura taxonómica de las algas es la confusión o desconocimiento del significado de un nombre válido. Esto es materia de la nomenclatura y trataremos, en este texto, de aclarar su uso y contrastarlo con otros conceptos relacionados como son: el nombre legítimo, el nombre correcto o el taxonómicamente aceptado. No olvidemos recordar que un taxón es un conjunto de individuos (Pedroche, 2019a), mientras que un nombre es una etiqueta aplicada a ese grupo como referencia (Pedroche, 2019b). Un taxón se describe, un nombre se publica (Turland, 2019), por supuesto unido a un ejemplar de referencia.

Cabe aclarar que estos son algunos de los “nombres” que aparecen en la literatura, como resultado del proceso de designación de un taxón y nos hemos centrado en ellos por la frecuencia de su uso no adecuado, con la intención de generar buenas prácticas en Taxonomía. Otros nombres utilizados en la literatura son: nombre alternativo (nom. alt.), nombre ambiguo (nom. ambig.), nombre conservado (nom. cons.), nombre dudoso (nom. dub.), nombre nuevo (nom. nov.), nombre desnudo, sin descripción (nom. nud.), nombre provisional (nom. prov.), nombre rechazado (nom. rej.), nombre superfluo (nom. superfl.), por no incluir a los sinónimos y nombres mal aplicados.

Los Principios.

La nomenclatura en las algas, al igual que en los hongos y las plantas, se rige por seis principios básicos enunciados en el Código (Código Internacional de Nomenclatura para algas, hongos y plantas: Turland et al. 2018), todos ellos importantes y mencionados, de manera general, en una contribución previa (Pedroche 2018) pero ante el tema que nos ocupa vale la pena mencionarlos in extenso: Principio I: La nomenclatura de algas, hongos y plantas es independiente de la nomenclatura zoológica y procariótica (bacteriológica). Este Código se aplica por igual a los nombres de grupos taxonómicos tratados como algas, hongos y plantas, hayan sido o no considerados así originalmente. Principio II: La aplicación de los nombres de los grupos taxonómicos se determina por medio de los tipos nomenclaturales. Principio III: La nomenclatura de un grupo taxonómico se basa en la prioridad de la publicación. Principio IV: Cada grupo taxonómico con circunscripción, posición y rango particulares puede llevar solo un nombre correcto, el más antiguo que esté de acuerdo con las reglas, excepto en casos determinados. Principio V: Los nombres científicos de los grupos taxonómicos se consideran latinos, sin reparar en su origen y Principio VI: Las reglas de nomenclatura tienen efecto retroactivo, salvo limitación expresa (las negritas son nuestras).

La aplicación.

Como se puede observar, el concepto nombre correcto es el empleado por el Código. La confusión que prevalece en muchos autores quizá proviene de la influencia de los zoólogos, pues en el Código Internacional de Nomenclatura Zoológica (CINZ 1999) se define nombre válido de la siguiente manera: “válido, adj. (validez, f.). De un nombre disponible o de un acto nomenclatural: que es aceptable según las disposiciones del Código y, en el caso de un nombre, que resulta ser el nombre correcto de un taxón según el criterio taxonómico de un autor”. Parecería que ambas denominaciones son sinónimos.

Sin embargo, en el Código la condición de nombre válido se aplica a todo nombre que ha sido válidamente publicado (Art. 6.3). La publicación válida (no confundir con publicación efectiva), del nombre propuesto, es aquella que cumple con las reglas mencionadas en el Código (Arts. 32-45); la primera de ellas es la publicación efectiva, que tiene consecuencias muy importantes en cuanto al principio de prioridad. Publicar un nombre no lo hace de facto publicado efectivamente ya que depende de cómo es publicado. Aquí las consideraciones son principalmente sobre la naturaleza de la publicación (material), pues previo a 2011 solo las revistas impresas y distribuidas en las bibliotecas más importantes del mundo eran tomadas en cuenta. A partir de enero de 2012 la publicación en medios electrónicos, con ciertas condiciones (PDF, ISSN, ISBN) es calificada como efectiva. Es importante mencionar que, como apunta bien Turland (2019), un nombre debe ser publicado válidamente antes de ser considerado legítimo o ilegítimo.

El Código define al nombre legítimo por exclusión, es decir el Art. 6.5 establece: “Un nombre legítimo es el que está de acuerdo con las reglas, o sea, que no es ilegítimo según se define este último en el Art. 6.4”. Entonces ¿cuándo un nombre es ilegítimo?, de manera sencilla podemos decir que solo hay tres posibilidades de que un nombre no sea legítimo, la primera son los homónimos posteriores o tardíos (Art. 53), los nombres nomenclaturalmente superfluos (aquellos que no han seguido la regla de utilizar el epíteto específico que le corresponde por el basónimo en el que se basa) (Art. 52) y aquellos que estén fincados en categorías ilegítimas; por ejemplo, erigir un nombre genérico con base en un nombre específico ilegítimo o una familia o subdivisión de una familia con un género ilegítimo (Art. 18.3 y 19.6). Así, todos los nombres que no están en estas circunstancias son por definición legítimos. ¿Es posible legitimar un nombre que originalmente ha sido considerado ilegítimo? Sí, por los métodos de conservación (Art. 14) o sanción (Art. 15).

Así llegamos al nombre correcto: es el nombre legítimo que se aplica a un taxón con una circunscripción particular, una posición y un rango, y que debe responder a las reglas de prioridad (fig. 1). Guiry y Guiry (2021) utilizan la expresión: nombre taxonómicamente aceptado, que hasta cierto punto podría ser un equivalente, pero incorpora, desde nuestro punto de vista, una idea o noción que, aunque básica y trascendental en taxonomía, puede dar lugar a ambigüedades: ¡la opinión (taxonómica) de los autores! Una muestra de esto son los sinónimos, de los cuales hablaremos en otra entrega, pero que representan alternativas al nombre correcto, pues son nombres válidos y legítimos. Los autores que publican un nombre que consideran correcto (opinión taxonómica), en un listado, monografía, revisión o artículo científico, deben, con el pleno convencimiento y conocimiento, justificar su empleo por encima de la aplicación general.

Ejemplos.

Como resultado de los proyectos de investigación en desarrollo, presentamos algunos ejemplos de la ficoflora marina y dulceacuícola mexicana, que podrían clarificar el uso de los términos arriba mencionados. En bdLACET (Novelo y Tavera 2021), se pueden encontrar los 34 nombres inválidos y 32 ilegítimos de las algas continentales mexicanas existentes a la fecha.

Nombres no válidos (inválidos): nom. inval.

Thomas DeCew, durante el desarrollo de su tesis doctoral, demostró que las algas rojas californianas identificadas como Ahnfeltia gigartinoides J. Agardh no eran conespecíficas con aquellas A. gigartinoides cercanas a la localidad tipo, en México tropical y concluyó que la entidad californiana representaba una especie no descrita (DeCew 1983). Este taxón fue nombrado como Ahnfeltiopsis pacifica DeCew & P.C. Silva en un trabajo publicado por Silva (1979), pero su publicación representa un nombre inválido y en este ejemplo en particular, un nom. nud., un nombre publicado sin diagnosis o descripción. El nombre correcto para la entidad californiana es Fredericqia decewii Maggs & al.

La especie conocida tradicionalmente como Leathesia difformis (Linnaeus) Areschoug 1847, una feofita, está basada en Tremella difformis Linnaeus 1755, pero este basónimo es inválido. El nombre Tremella Linnaeus (1753) fué aplicado originalmente a un género que comprende siete especies, de las cuales, T. nostoc Linnaeus fue designada como el lectotipo de ese género por Donk (1958). Debido a que esta especie pertenece a un grupo (Nostocaceae Heterocysteae) cuyas reglas de nomenclatura se inician el primero de enero de 1886 (Art. 13.1 e), tanto el nombre genérico como sus siete especies no son válidos (Art. 13.2). El nombre legítimo más antiguo para la especie, incorrectamente denominada L. difformis, es Chaetophora marina Lygbye, el cual fué propuesto como la combinación Nostoc marinum C. Agardh 1810-1812, un nombre también inválido por la adopción de las fechas de partida en la aplicación de las reglas de nomenclatura. Así, el nombre correcto de este taxón es Leathesia marina (Lyngbye) Decaisne.

Cylindrospermum comatum H. C. Wood 1873, una Nostocaceae (Cyanoprokaryota) registrada en Nayarit, es un nombre inválido. Oscillatoria gracillima Kützing 1843, mencionada por primera vez en la flora mexicana por Sámano en 1933, se ha registrado varias veces en la Ciudad de México pero representa también un nombre inválido. Este nombre fue mencionado por Gomont (1892) como uno de los sinónimos de Oscillatoria splendida Greville ex Gomont, ahora denominada Geitlerinema splendidum (Greville ex Gomont) Anagnostidis, como el nombre correcto. Estos dos casos son ejemplos también de la invalidez de un nombre por su fecha de publicación (“starting-points”) de acuerdo al articulo 13.1. El primero por ser anterior al punto de partida para las Heterocysteae (Bornet & Flahault 1886) y el segundo, particularmente para las Homocysteae (Gomont 1892).

Placoneis porifera var. opportuna (Hustedt) Novelo, Tavera et Ibarra 2007, es una variedad registrada en Quintana Roo y la Ciudad de México cuya “nueva combinación” es inválida pues no se citó correctamente el basónimo (Art. 41.1). Los autores usaron como basónimo Navicula porifera var. opportuna (Hustedt) Lange-Bertalot, que a su vez tenía como basiónimo Navicula opportuna Hustedt 1950. Ahora el nombre correcto es Placoneis opportuna (Hustedt) Chudaev et Gololobova.

Nombres no legítimos (ilegítimos): nom. Illeg.

Laurencia paniculata (C. Agardh) J. Agardh 1852, representa un homónimo posterior o tardío de L. paniculata Kützing 1849, por lo que es ilegítima. Boisset et al. (2000) determinaron que la primera pertenece al género Chondrophycus y establecieron la combinación C. paniculatus (C. Agardh) G. Furnari, ahora sinónimo del nombre correcto Palisada thuyoides (Kützing) Cassano et al. (2009).

Chaetomorpha capillaris (Kützing) Børgesen 1925 (Rhizoclonium capillare Kützing 1847), es un nom. illeg., pues es un sinónimo posterior de Chaetomorpha capillaris (Linnaeus) Gray 1864 (Conferva capillaris Linnaeus 1753). El nombre Chaetomorpha capillaris (Kützing) Børgesen fue colocado en sinonimia con Rhizoclonium tortuosum (Dillwyn) Kützing por Blair (1983), el nombre correcto para este taxón.

Sargassum vulgare, en el momento de su publicación, por C. Agardh (1820), fue superfluo y por lo tanto ilegítimo ya que la especie a la que se aplica incluía Fucus salicifolius S. Gmelin 1768 y Agardh debería haber usado el epíteto salicifolius para su combinación. El protólogo de F. salicifolius muestra claramente que este nombre se aplica a una especie de Sargassum, pero incluso si esta especie se mostrara inequívocamente para ser abarcada por el concepto de S. vulgare de C. Agardh, F. salicifolius no podía servir como basónimo debido a la existencia previa de S. salicifolium Naccari 1828 (Silva et al. 1996). Una propuesta de conservación fue presentada por Ramon y Gil-ad (2007), la cual fue rechazada por el comité permanente de nomenclatura (algas). Investigaciones futuras sin duda mostrarán un sinónimo taxonómico que puede servir como el nombre correcto.

Pteromonas angulosa (Carter) Lemmermann 1900, es un homónimo posterior de P. angulosa Chodat 1896, por lo tanto ilégitimo. Sin embargo, en muchas referencias aparece el primer nombre o también P. angulosa (Stein) Dangeard (del que no hay registro de publicación) nom. ined. Lemmermann usó como basónimo Cryptoglena angulosa Carter 1859 para su nueva combinación y en la misma publicación aparece P. chodatii como el nombre nuevo o sustituto para P. angulosa Chodat; esta acción convierte a P. chodatii en un nombre superfluo, por tanto, también ilegítimo para P. angulosa Chodat (INA 2021), que debería ser el nombre correcto del taxón, aunque no reconocido en AlgaeBase (Guiry & Guiry 2021).

Achnanthes brevipes C. Agardh 1824. Una Achnanthaceae, Bacillariophyta, es un nombre nuevo injustificado, o al menos no sabemos qué tenía en mente Agardh al proponerlo, pues no se ve razón para ello, al tratar de reemplazar (nombre de reemplazo o nom. nov.) Achnanthes adnata Bory 1822 y por tanto es ilegítimo (INA 2021). En 2006 Cox propone A. brevipes como sinónimo de A. adnata, dentro del orden Mastogloiales, y por lo tanto el nombre correcto. Achnanthes brevipes se ha mencionado para Estado de México, Hidalgo, Jalisco, Veracruz, Yucatán.

En los siguientes ejemplos se muestra como, en un problema nomenclatural, pueden estar combinados nombres no válidos y nombres ilegítimos.

La combinación Fragilaria biceps (Kützing) Lange-Bertalot 1991 (Fragilariaceae, Bacillariophyta) era un nombre inválido la primera vez que se publicó e ilegítimo la segunda vez (1993), pues fue un homónimo posterior de F. biceps Ehrenberg 1843. Se ha registrado en ríos de San Luis Potosí y el nombre correcto ahora es Ulnaria biceps (Kützing) Compère, que aunque posee el mismo epíteto, está basado (basónimo) en Synedra biceps Kützing 1844, no en F. biceps Ehrenberg.

Acutodesmus deserticola Hegewald, Bock et Krienitz 2013, fue registrado en un trabajo biotecnológico en Querétaro que pretendió mostrar las ventajas de usar secuenciación masiva para sustituir las observaciones microscópicas. Sin embargo, este nombre tiene una historia tortuosa. Lewis y Flechtner (2004) nombraron “Scenedesmus bajacalifornicus” y “Scenedesmus deserticola” a partir de material recolectado de suelos desérticos. La descripción de estas especies se ajustó a las reglas del Código (Turland et al. 2018), excepto que se designaron como holotipos a cultivos activos, lo que contraviene al Art. 8.4 (“Los ejemplares tipo de nombres de taxones deben ser preservados de manera permanente y no pueden ser organismos vivos o cultivos”). Por lo tanto, ambos nombres son inválidos. Hegewald et al. (2013) intentaron validar estas dos designaciones refiriéndolas al género Acutodesmus (Hegewald) Tsarenko. Un género que resultó ser ilegítimo (superfluo), pues la especie que lo tipificaba era Acutodesmus wisconsinensis (G. M. Smith) Tsarenko 2001, cuyo basónimo estaba representado por Tetradesmus wisconsinensis G. M. Smith 1913, la especie tipo de Tetradesmus, que es el nombre genérico correcto, por el principio de prioridad (Wynne y Hallan 2016); peor aun, en su intento de validación seleccionaron un “lectotipo”, cuando por la naturaleza de ser nombres nuevos y de acuerdo al Art. 9.1, se requería de la selección de un holotipo. Las combinaciones previstas “Acutodesmus bajacalifornicus” y “Acutodesmus deserticola” propuestas por Hegewald et al. (2013) también son inválidas pues los supuestos basónimos eran inválidos. Es más, Hegewald et al. (2013) tampoco publicaron válidamente “Scenedesmus deserticola” o “Scenedesmus bajacalifornicus” ya que los trataron como sinónimos de Acutodesmus deserticola y Acutodesmus bajacalifornicus (Art. 36.1 b). Finalmente, Lewis y Flechtner en 2019 validaron los nombres como Tetradesmus deserticola y T. bajacalifornicus. Ahora estos son los nombres correctos de ambos taxones.

Una advertencia: muchos nombres ilegítimos siguen en ese estado hasta que se lleve a cabo una acción taxonómica que los legitime (ver el Código), por lo tanto, al no existir un nombre correcto para ellos, deberán citarse bajo la denominación de nom. illeg. (ver arriba Sargassum vulgare).

Conclusión.

La nomenclatura, como sistema, es el complemento a los resultados de la Sistemática, Biología Comparada o Biología Evolutiva. Los profesionales de esta área de conocimiento, que como científicos estudiamos las relaciones evolutivas (filogenéticas) de los seres vivos, integrando información morfológica y molecular, descubrimos patrones o procesos que derivan y pueden cambiar la circunscripción y la posición de un taxón, para ubicarlo con aquellos con los que comparte una historia común (ancestro-descendiente). Esto conlleva, en algunas ocasiones, que los nombres de los taxones tengan que ser modificados para que reflejen, lo mejor posible, esa realidad a la que nos enfrentamos día con día. En contraposición con aquellos usuarios que quisieran que los nombres fueran completamente estables y sin cambios frecuentes, nuestra tarea es tratar de acercar estos dos mundos, aparentemente distantes, en uno que sea coherente y consistente para demostrar, en palabras de Judith “el poder duradero de los nombres” (Winston 2018), asegurando que los nombres sean lo menos ambiguo posible. En esta tarea nos hemos propuesto generar “buenas prácticas”, crear consensos y acercar voluntades. Así, la palabra “nombre” significa una designación (la intención de nombrar algo), que ha sido válidamente publicada, tanto si es legítimo como si es ilegítimo (Art. 6.3) (Turland 2019) (fig. 1). Un taxón, con su circunscripción, posición y rango particulares, puede tener solo un nombre que se denomina nombre correcto (Art. 11.1).

AGRADECIMIENTOS.

Los autores agradecen a la Dra. Alejandra Mazariegos (CIBNOR) y a un revisor anónimo por sus comentarios que mejoraron la claridad y contenido del texto.

REFERENCIAS

Agardh, C.A. 1810. Dispositio algarum Sueciae, quam, publico examini subjiciunt Carl Adolf Agardh...& Gustav Sannberg Blekingus die viii decembris mdcccx. Litteris Berlingianis, Lundae(publicado en 1812).

Agardh, C.A. 1820 (‘1821’). Species algarum rite cognitae, cum synonymis, differentiis specificis et descriptionibus succinctis. Volumen primum. Pars prima. Officina Berlingiana, Lundae.

Agardh, C.A. 1824. Systema algarum. pp. [i]-xxxvii, [1]-312. Litteris Berlingianis, Lundae.

Agardh, J.G. 1852. Species genera et ordines algarum, seu descriptiones succinctae specierum, generum et ordinum, quibus algarum regnum constituitur. Volumen secundum: algas florideas complectens. Part 3, fasc. 1. pp. 701-786. C.W.K. Gleerup, Lundae

Areschoug, J. E. 1847. Phycearum, quae in maribus Scandinaviae crescunt, enumeratio. Nova Acta Regiae Societatis Scientiarum Upsaliensis 13: 223-382.

Blair, S. M. 1983. Taxonomic treatment of the Chaetomorpha and Rhizoclonium species (Cladophorales: Chlorophyta) in New England. Rhodora 85: 175-211.

Boisset, F., G. Furnari, M. Cormaci & D. Serio. 2000. The distinction between Chondrophycus patentirameus and C. paniculatus (Ceramiales, Rhodophyta). European Journal of Phycology 35: 387-395.

Bornet, E. & C. Flahault. 1886. Revision de Nostocacées hétèrocystees contenues dans les principaux herbiers de France. Annales des Sciences. Naturelles, Botanique. 7a. ser. Reimpresión por H.R. Engelmann (J. Cramer) 1959. Vol. 7a ser. 3, 4, 5, 7.

Børgesen, F. 1925. Marine algae from the Canary Islands, especially from Teneriffe and Gran Canaria. I. Chlorophyceae. Kongelige Danske Videnskabernes Selskab, Biologiske Meddelelser 5: 1-123.

Bory de Saint-Vincent, J.B.G.M. 1822. Achnanthe. Achnanthes. Dictionnaire Classique d’Histoire Naturelle 1: 79-80. Paris.

Carter, H.J. 1859. On fecundation in the two Volvocales, and their specific differences; on Eudorina, Spongilla, AstasiaEuglena and CryptoglenaAnnals and Magazine of Natural History, Series 2 3: 1-20.

Cassano, V., J. Díaz-Larrea, A. Sentíes, M.C. Oliveira, M.C. Gil-Rodríguez & M.T. Fujii. 2009. Evidence for the conspecificity of Palisada papillosa with P. perforata (Ceramiales, Rhodophyta) from the western and eastern Atlantic Ocean on the basis of morphological and molecular analyses. Phycologia 48: 86-100.

Chodat, R. 1896. Materiaux pour servir a l’histoire des Protococcoidées. Bulletin de l’Herbier Boissier 4: 273-280.

CINZ. (Comisión Internacional de Nomenclatura Zoológica.) 1999. Código Internacional de Nomenclatura Zoológica. Traducción de M.A. Alonzo Zarazaga. Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Museo Nacional de Ciencias Naturales, Madrid.

Cox, E.J. 2006 Achnanthes sensu stricto belongs with genera of the Mastogloiales rather than with other monoraphid diatoms (Bacillariophyta). European Journal of Phycology 41: 67-81.

DeCew, T.C. 1983. Culture studies in the Hildenbrandiales, Cryptonemiales, Gigartinales and Palmariales (Rhodophyta). PhD Thesis. University of California, Berkeley.

Donk, M.A. 1958. The generic names proposed for Hymenomycetes—VIII. Taxon 7: 236-250.

Ehrenberg, C.G. 1843. Verbreitung und Einfluss des mikroskopischen Lebens in Süd- und Nord-Amerika. Abhandlungen der Königlichen Akademie der Wissenschaften zu Berlin 1841: 291-445.

Gmelin, S.G. 1768. Historia fucorum. Ex typographia Academiae scientiarum. Petropoli.

Gomont, M. 1892. Monographie des Oscillariées (Nostocacées, Homocystées). Reimpresión 1967. J. Cramer-Weinheim & Wesley, LTD and Hafner Pub. Co. Codicote, Herts.

Gray, J.E. 1864. Handbook of British water-weeds or algae. The Diatomaceae by W. Carruthers. R. Hardwicke, Picadilly, London.

Guiry, M. D. & G. M. Guiry. 2021. AlgaeBase. World-wide electronic publication. National University of Ireland, Galway, http://www.algaebase.org. Consultado el 23 de junio de 2021.

Hegewald, E., C. Bock & L. Krienitz. 2013. A phylogenetic study on Scenedesmaceae with the description of a new species of Pectinodesmus and the new genera Verrucodesmus and Chodatodesmus (Chlorophyta, Chlorophyceae). Fottea, Olomouc 13: 149-164.

Hustedt, F. 1950. Die Diatomeenflora norddeutscher Seen mit besonderer Berücksichtigung des holsteinischen Seengebiets. V.-VII. Seen in Mecklenburg, Lauenburg und Nordostdeutschland. Archiv für Hydrobiologie 43: 329-458.

Index Nominum Algarum (INA). 2021: University Herbarium, University of California, Berkeley. Compilado por Paul C. Silva. Disponible en línea: http://ucjeps.berkeley.edu/CPD/. Consultado: 25 de julio de 2021.

Kützing, F.T. 1843. Phycologia generalis oder Anatomie, Physiologie und Systemkunde der Tange. Mit 80 farbig gedruckten Tafeln, gezeichnet und gravirt vom Verfasser. F.A. Brockhaus, Leipzig.

Kützing, F.T. 1844. Die Kieselschaligen Bacillarien oder Diatomeen. pp. [i-vii], [1]-152. Nordhausen: zu finden bei W. Köhne.

Kützing, F. T. 1847. Diagnosen und Bemerkungen zu neuen oder kritischen Algen. Botanische Zeitung 5: 1-5, 22-25, 33-38, 52-55, 164-167, 177-180, 193-198, 219-223.

Kützing, F.T. 1849. Species algarum. F.A. Brockhaus, Lipsiae.

Lange-Bertalot, H., U. Rumrich & G. Hofmann. 1991. Zur Revision der Gattung Diatoma Bory (Subgenus Diatoma, Bacillariophyceae). Identifikation ökologisch wichtiger, aber taxonomisch problematischer Arten. Acta Biologica Benrodis 3: 115-130.

Lange-Bertalot, H. 1993. 85 neue Taxa und über 100 weitere neu definierte Taxa ergänzend zur Süsswasserflora von Mitteleuropa. Bibliotheca Diatomologica 27. J. Cramer, Berlín - Stuttgart.

Lemmermann, E. 1900. Beiträge zur Kenntnis der Planktonalgen. III. Neue Schwebalgen aus der Umgegend von Berlin. Berichte der deutsche botanischen Gesellschaft 18: 24-32.

Lewis, L.A. & V.R. Flechtner. 2004. Cryptic species of Scenedesmus (Chlorophyta) from desert soil communities of western North America. Journal of Phycology 40: 1127-1137.

Lewis, L.A. & V.R. Flechtner. 2019. Tetradesmus bajacalifornicus L.A.Lewis & Flechtner, sp. nov. and Tetradesmus deserticola. A. Lewis & Flechtner, sp. nov. (Scenedesmaceae, Chlorophyta). Notulae algarum No. 88: 1-2.

Linnaeus, C. 1753. Species plantarum, exhibentes plantas rite cognitas, ad genera relatas, cum differentiis specificis, nominibus trivialibus, synonymis selectis, locis natalibus, secundum systema sexuale digestas. Vols. 1-2.Impensis Laurentii Salvii, Holmiae.

Linnaeus, C. 1755. Flora suecica; exhibens plantas per regnum Sueciae crescentes, systematice cum differentiis specierum, synonymis autorum, nominibus incolarum, solo locorum, usu pharmacopaeorum. Edition secunda. Impensis Laurentii Salvii, Holmiae.

Naccari, F.L. 1828. Flora veneta o descrizione delle piante che nascono nella provincia di Venezia disposta secondo il sistema Linneano e colla indicazione al metodo di Jussieu modificato dal De-Candolle arricchita di osservazioni medico-economiche di Fortunato Luigi Naccari. Vol. VI. Pressor Leone, Venezia.

Novelo, E. & R. Tavera. 2021. BdLACET Base de datos de algas continentales. Facultad de Ciencias, UNAM. México. Disponible en: https://bdlacet.mx.

Novelo, E., R. Tavera & C. Ibarra. 2007. Bacillariophyceae from karstic wetlands in Mexico. Bibliotheca diatomologica 54. J. Cramer, Stuttgart.

Pedroche, F.F. 2018. El Código de Nomenclatura. Un instrumento de trabajo para los ficólogos. Cymbella 4:69-76.

Pedroche, F.F. 2019a. Circunscripción, rango y posición en la nomenclatura biológica. Cymbella 5:124-127.

Pedroche, F.F. 2019b. Reflexiones sobre tres nociones: las clasificaciones, los caracteres y los nombres. Cymbella 5:147-151.

Ramon, E., & Gil-ad, N. 2007. (1784) Proposal to conserve the name Sargassum vulgare (Phaeophyceae: Sargassaceae) with a conserved type. Taxon 56: 955-957

Sámano Bishop, A. 1933. Algunas cianofíceas del Lago de Xochimilco. Anales del Instituto de Biología. Universidad Nacional Autónoma de México 4: 29-31

Silva, P.C. 1979. The benthic algal flora of central San Francisco Bay. In: T. J. Conomos . Ed. San Francisco Bay: the urbanized estuary. Pacific Division, American Association for the advancement of Science, San Francisco, pp. 287-345.

Silva, P.C., P.W. Basson & R.L. Moe. 1996. Catalogue of the benthic marine algae of the Indian Ocean. University of California Publications in Botany 79: i-xiv, 1-1259.

Smith, G. M. 1913. Tetradesmus, a new four-celled coenobic alga. Bulletin of the Torrey Botanical Club 40: 75-87.

Tsarenko, P. & O.A. Petlovany. 2001. Doplolneniek Raznoobraziju vodoroslej Ukrainy [Adiciones a “Diversity of algae in Ukraine”]. Algologia Suplemento no numerado: 1-130 [en ruso con resumen en inglés].

Turland, N. J., J.H. Wiersema, F.R. Barrie, W. Greuter, D.L. Hawksworth, P.S. Herendeen, S. Knapp, W.-H. Kusber, D.-Z. Li, K. Marhold, T.W. May, J. McNeill, A.M. Monro, J. Prado, M.J. Price & G.F. Smith (eds.) 2018: Código Internacional de Nomenclatura para algas, hongos y plantas (Shenzhen Code). Versión al español de W. Greuter y R. Rankin Rodríguez. Occasional papers from the Herbarium Greuter. 4. Stiftung Herbarium Greuter. Berlin. Accesible en: https://jolube.files.wordpress.com/2018/08/codigo_nomenclatura_botanica_shenzhen2018.pdf

Turland, N.J. 2019. The Code Decoded. A user’s guide to the International Code of Nomenclature for algae, fungi, and plants, 2a. ed. Pensoft Publishers, Sofia.

Winston, J. E. 2018. Twenty-first century Biological Nomenclature—The enduring power of names. Integrative and Comparative Biology 550: 225-210.

Wood, H.C. 1873. A contribution to the history of the fresh-water algae of North America. Smithsonian Contributions to Knowledge 19 (241): i-vii, 1-262.

Wynne, M.J. & K. Hallan. 2016). Reinstatement of Tetradesmus G. M. Smith (Sphaeropleales, Chlorophyta). Feddes Repertorium 126: 83-86.

Sometido: 26 de julio de 2021
Revisado: 5 de agosto de 2021
Corregido: 27 de agosto de 2021
Aceptado: 30 de agosto de 2021

Image01

Diseño es propiedad intelectual de www.meridion.mx